Más que el género, la clase

Por Camila Álamos Mubarak: militante de Juventud Guevarista – Chile

Muchas veces me he encontrado con opiniones que son -por decir lo menos- burdas, respecto al feminismo. No pretendo teorizar respecto al tema. Uno, porque no manejo toda la información que quisiera. Y dos, porque mi propósito es más bien el adentrarme en ciertas nociones básicas respecto al problema de la mujer, tratarlo en palabras simples. Retomemos: sí, he oído opiniones que me han resultado casi aberrantes, como por ejemplo, que una mujer es feminista hasta que se casa. No me parece. Y con esto, no quiero decir que soy una defensora de la institución del matrimonio, sino más bien, que firmar aquel contrato nupcial, no implica que la mujer se esté sometiendo a su compañero. Es más, hay millones de casos en que las mujeres que conviven con sus parejas, sin estar casadas, son víctimas de todo tipo de violencia y sometimiento. Lo que intento expresar, es que con o sin esposo, una mujer experimenta y es víctima de las reglas de un sistema patriarcal que la tiene doblemente oprimida.

Y todo esto, no ocurre tan sólo puertas adentro, sino que en toda ocasión y lugar. Primer error garrafal en el inconsciente de la mayoría: que el feminismo es un problema que abarca tan sólo las relaciones interpersonales entre un hombre y una mujer. El feminismo va mucho más allá, porque es en esencia revolucionario. Comprendamos, pese a esto, que en la sociedad este problema es abarcado de distinta forma según la clase a la que se pertenece. Es decir, que mis reivindicaciones como mujer de la clase trabajadora, no son las mismas por las que podría llegar a movilizarse una mujer burguesa. A la mujer trabajadora, por ejemplo, no le interesa tener a “la otra mitad” en el parlamento, no porque crea que la mujer sea incapaz de hacer un buen trabajo allí, sino porque su lucha es mucho más radical, pues comprende que la raíz del problema no se soluciona meramente con más votos femeninos.

Así mismo, cuando una mujer burguesa se manifiesta en favor del aborto, lo hace con matices como la especificidad de que este sea terapéutico o en caso de violación, porque la escala de valores entre una mujer conservadora y una revolucionaria, es inmensamente distinta. De partida, la mujer trabajadora se enfrenta a condiciones materiales sumamente adversas, que hacen que ante un embarazo no deseado, la vida se complique aún más. Traer un nuevo hijo al mundo cuando se es pobre, no es ningún chiste. La mujer burguesa, por el contrario, posee los medios económicos para criar a sus hijos tranquilamente, alimentarlos y educarlos sin escatimar en gastos. Por lo demás, aquellas que en secreto se oponen al discurso conservador pro-vida, muchas veces, por cuidar la apariencia, cuentan con la posibilidad de abortar de manera segura, ya sea con costosos tratamientos en pastillas, viajando al extranjero, o interviniendo su gestación en alguna clínica privada. La mujer trabajadora, en cambio, necesita que el aborto sea gratuito y seguro, porque sus posibilidades materiales así lo requieren.

No esperemos, por consiguiente, que el feminismo no se divida en diversas corrientes, puesto que la reivindicación y la lucha, parte desde la necesidad que como personas y mujeres tenemos. Claro está, mis compañeras de la clase trabajadora y yo, no luchamos por lo mismo que luchan las mujeres burguesas. Aquí en Pedro Aguirre Cerda, mi comuna, necesitamos mucho más que en La Dehesa y Vitacura. Y ojo, que quede muy claro que más que tratarse del sexo, el problema de la mujer se enraíza en la clase. Mariátegui, ya en 1924, definía el tema en cuestión de forma muy clara y certera

Nadie debe sorprenderse de que todas las mujeres no se reúnan en un movimiento feminista único. El feminismo tiene, necesariamente, varios colores, diversas tendencias. Se puede distinguir en el feminismo tres tendencias fundamentales, tres colores sustantivos: feminismo burgués, feminismo pequeño-burgués y feminismo proletario. Cada uno de estos feminismos formula sus reivindicaciones de una manera distinta. La mujer burguesa solidariza su feminismo con el interés de la clase conservadora. La mujer proletaria consustancia su feminismo con la fe de las multitudes revolucionarias en la sociedad futura. La lucha de clases –hecho histórico y no aserción teórica- se refleja en el plano feminista. Las mujeres, como los hombres, son reaccionarias, centristas o revolucionarias. No pueden, por consiguiente, combatir juntas la misma batalla. En el actual panorama humano, la clase diferencia a los individuos más que el sexo. (Las reivindicaciones feministas, 1924).

Con todo esto, quisiera enfatizar que el problema de la mujer, cuando se trata de la compañera revolucionaria que lucha por el socialismo, va mucho más allá de una cuestión de género. Luchamos, por supuesto, contra los atropellos sexistas cotidianos, nos violenta el estereotipo de mujer perfecta fomentado por los medios de comunicación masiva, nos atacan los comentarios y miradas lascivas de los que somos víctimas en la calle, pero no nos quedamos en eso. Nosotras, las mujeres de la clase oprimida, sabemos que somos doblemente explotadas, porque no es tan sólo el patriarcado quien nos ataca, sino que también el capitalismo neoliberal. Luchamos cada día por ser tratadas con justicia e igualdad, pero sabemos que la injusticia no es tan sólo hacia nosotras, sino que también hacia nuestros compañeros de la clase. Es por esto, que entendemos que la emancipación de la mujer no vendrá por sí sola, no se dará por arte de magia, pues necesariamente será una consecuencia de la muerte del capitalismo y todos sus vicios. El problema de la mujer, por tanto, es indisoluble de la lucha de clases.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s