Debate con el feminismo autonomista

DEBATE CON

EL FEMINISMO AUTONOMISTA

 Algunos comentarios sobre el texto de Victoria Aldunate[1]:

“¿Género? ¿Qué es género? El feminismo no muerde…”[2]

 José Alfaro, Militante de Juventud Guevarista – Chile

Debate con el feminismo autonomista en PDF

“Sobre las ruinas de la vieja vida familiar, veremos pronto resurgir una nueva forma de familia que supondrá relaciones completamente diferentes entre el hombre y la mujer, basadas en una unión de afectos y camaradería, en una unión de dos personas iguales en la Sociedad Comunista, las dos libres, las dos independientes, las dos obreras. ¡No más “servidumbre” doméstica para la mujer! ¡No más desigualdad en el seno mismo de la familia! ¡No más temor por parte de la mujer de quedarse sin sostén y ayuda si el marido la abandona!”

Alexandra Kollontai, El comunismo y la familia, 1918.

 

“La democracia burguesa promete de palabra la libertad y la igualdad. Pero en la práctica ni una sola república burguesa, ni la más avanzada, ha otorgado a la mujer (la mitad del género humano) plena igualdad de derechos con los hombres, ante la ley, ni ha liberado a la mujer de la dependencia y opresión de los hombres.”

Lenin, El poder soviético y la posición de la mujer, 1919.

 

 

Ante la escasez de referentes clasistas y revolucionarios con un proyecto político claro para el problema de la mujer, y frente al impedimento que han mantenido las organizaciones de perspectiva revolucionaria para darle cabida dentro de la lucha por el socialismo, es que desde el posmodernismo y el liberalismo se ha tildado de machistas y patriarcales a las organizaciones que luchan por el socialismo.  Junto con ello, han proliferado organizaciones y referentes feministas que se posicionan desde lo que conocemos como feminismo radical.

Nosotros, desde la vereda del feminismo revolucionario, creemos que las organizaciones verdaderamente socialistas son –deben ser- inherentemente feministas. Sin embargo, tomamos y hacemos nuestra la crítica que se nos plantea, reconocemos como una deuda histórica  el no dar el espacio necesario a esta lucha.  Es por ello que abrimos este espacio para generar discusión al interior de las organizaciones revolucionarias y al interior del movimiento de masas. Es importante señalar que la finalidad no es tan solo estudiar este problema, sino también enfatizar cómo se ha desarrollado y cómo creemos que debe seguirse desarrollando esta lucha para llegar a la emancipación definitiva de la mujer.

En este sentido, una de las corrientes feministas que ha tomado relevancia en la actualidad, es la del feminismo autonomista, expresión de lo que conocemos como feminismo radical. Este, rechaza las tesis de inferioridad femenina basadas en investigaciones científicas, y considera que la raíz del problema de la mujer se halla en  el patriarcado como estructura social,  y el capitalismo como sistema político.[3]

Para nosotros, como Comisión de Feminismo y Disidencia Sexual, es importante realizar discusiones a nivel teórico/filosófico con este tipo de corrientes. Para esto hemos escogido debatir el texto ¿Género? ¿Qué es género? El feminismo no muerde, de la periodista chilena Victoria Aldunate, una de las principales exponentes de esta corriente en nuestro país.

El texto de Aldunate busca explicar el origen del concepto género, mencionando que este es la salida que encontró el oficialismo para contener la peligrosidad del concepto feminismo, pues despoja al problema de la mujer de su contenido político, y lo vuelve un problema académico propio de las instituciones políticas. En esta línea, la autora señala que mediante el lenguaje institucional se niegan las realidades populares, sexuales, empobrecidas, marginadas, anti-sistémicas, etc. [4]

Así mismo, Aldunate plantea que las organizaciones y partidos de izquierda también le han restado importancia al problema de la mujer, ubicándolo en un plano secundario, y con ello, atomizándolo. Por esto, la autora critica a las ideologías totalizantes, señalando que no solucionan el problema real, ya que no van a la particularidad de cada problemática.

En este sentido, la autora plantea que la salida a esta problemática es la construcción de una democracia radical-horizontal , mediante -en primer lugar-  la auto-liberación,  y luego, la realización de procesos anti-patriarcales, trasgresores y revolucionarios. Esto, en palabras de Aldunate,  es “la destrucción del patriarcado todos los días, sin día “D”, sin vanguardias, sin partidos políticos, sin líneas políticas de las alturas, sin caudillos ni caudillas, sin dueñas del feminismo ni de la autonomía: destruir el patriarcado y construir procesos horizontales políticos, sexuales, económicos, sociales, culturales para toda la humanidad” [5]

Ahora bien, para hacer una crítica correcta al texto de Aldunate, debemos referirnos a la ideología y los planteamientos filosóficos que subyacen al texto, es decir: el autonomismo. Esta vertiente ideológica surge a mediados del siglo XX, en respuesta a las lecturas –vulgares- althusserianas y soviéticas que se realizan sobre el marxismo. Por tanto, el autonomismo rechaza la determinación ideológica producto de la clase social a la que se pertenece,  y propone una indeterminación social. Es decir,  busca analizar, criticar y evitar en la experiencia misma la determinación de las estructuras de poder (ya sea en sociedad capitalista o socialista), para lograr así la autodeterminación de la vida, avanzando a la determinación de la sociedad.

Un elemento fundamental respecto al autonomismo, es que en su análisis,  la clase (como concepto) retiene la  pureza teórica, pero al mismo tiempo pierde su significación histórica. [6] En este sentido,  el autonomismo comienza desde un error, pues cree que hay expresiones ideológicas que están determinadas por las luchas y contradicciones de clase, y otras que surgen de otro tipo de contradicciones. Por tanto,  consideran que estas ideologías desclasadas siempre aparecen articuladas a las ideologías de clase; pero sin embargo, dado que en un principio son autónomas, neutrales, no específicas de clase, pueden separarse o ser desarticuladas de una ideología de clase,  y asimiladas a otra. [7]

Lo anterior se expresa en que, para Victoria Aldunate, la mujer solo sea oprimida y no explotada[8] , es decir, que considere que no existen identidades sociales,  ya que no cree que existan antagonismos sociales sino solo aquello que denomina como campos de discursividad.  Detrás de estos planteamientos, se esconde  la búsqueda por superar las bases de la teoría marxista que sostienen que la clase trabajadora es el sujeto revolucionario: es decir, el intento de trascender políticamente a la conciencia inmediata de los sujetos sociales, fragmentando los discursos y las luchas[9]. Esto, se lograría ampliando esta categoría a la de individuos con identidades sociales múltiples,  o sin identidad en absoluto, es decir,  una alianza popular que no está constituida por relaciones de clase ni por ninguna relación social definida, sino por el discurso.

La solución al conflicto, expresada en el texto de Aldunate, es la construcción de una democracia radical, determinada y construida por todas/os mediante un cambio individual, cultural y luego estructural. Estos planteamientos –simplistas- a su base tienen la idea vulgar y burguesa de cambios graduales y mecánicos que plantea el positivismo. Además de contener en sí, una concepción ambigua de democracia, en la que todas las luchas se reducen a lo mismo, desvirtuando y naturalizando las contradicciones entre capitalismo y socialismo. Esto, debido a que no considera las concepciones de los procesos históricos y sociales, por tanto implica, además de la disolución de la realidad social en el discurso, la negación de la historia y de la lógica del proceso histórico.[10] Es decir,  su salida para el problema de la mujer no tiene en su  base un análisis serio de la sociedad actual ni de las condiciones para  su transformación, ya que considera una continuidad intacta entre una forma de democracia y otra.  En conclusión,  podemos decir que la propuesta de Aldunate para el problema de la mujer es metafísica – posmoderna,  un juego de palabras, un truco verbal que nada tiene que decir respecto a la lucha de clases.

Desde el feminismo revolucionario consideramos que el problema de la mujer es un problema materialista e histórico, por lo que la solución a este no pude ser ajena a la lucha de clases.  En este sentido, entendemos que la emancipación de la mujer no podrá darse dentro de un sistema inherentemente patriarcal, explotador y opresor como lo es el capitalismo. Por esto, es  que rechazamos la fragmentación y dispersión de las luchas, en tanto entendemos que la ardua pelea por el socialismo es la suma y la superación de todas estas causas, ya que -como nos demuestra la historia-  es en esta gran lucha donde la mujer ha logrado su emancipación. [11]

[1] Feminista Autonomista, ex militante de las Juventudes Comunistas de Chile, organización a la que dejó de pertenecer en los años 80, mientras estudiaba periodismo en Moscú (ex URSS.). Publica regularmente en páginas virtuales  de contra información como Kaos en la red, La Haine, De Igual a Igual, La ciudad de las diosas, Generación del 80, Liberación, Mapuexpres y otras.

[2] Este documento fue presentado en la Escuela de Verano José Ego Aguirre, en 2009, organizada por el Frente de Estudiantes Libertarios, FEL.

[3] Victoria Aldunate, 2009, ¿Género? ¿qué es género? El feminismo no muerde.

[4] Ibid.

[5]Victoria Aldunate, 2007, Sobre autonomías.

[6] Ellen Meiksins, 2013, ¿Una política sin clases? El postmarxismo y su legado.

[7] Ibid.

[8] Victoria Aldunate, 2007, Sobre autonomías.

[9] Nestor Kohan, 2004, La herencia del fetichismo y el desafío de la hegemonía en una época de rebeldía generalizada

[10]Ellen Meiksins, 2013, ¿Una política sin clases? El postmarxismo y su legado.

[11]En otro artículo se profundizará este tema, se recomienda leer el texto “El marxismo y la emancipación de la mujer” disponible en : http://www.archivochile.com/Mov_sociales/mov_mujeres/doc_gen_cl/MSdocgencl0007.pdf

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s